Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

ABUSO Y NEGLIGENCIA EN LOS ADULTOS MAYORES

ABUSO Y NEGLIGENCIA EN LOS ADULTOS MAYORES
 

Mtro. José Francisco Reyes Rodríguez.

Profesor del Departamento de Psicología Aplicada y Psicología Básica del

Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara.

En México el abuso y la negligencia en las personas Adultas Mayores está limitada, no obstante se tienen leyes de protección para el adulto mayor a nivel Nacional y Estatal, como lo es el caso de Jalisco.

            En una situación de indicios o de presencia de abuso o negligencia, la intervención dependerá inicialmente de la aceptación de la asistencia ofrecida por parte de la persona adulta mayor y de la capacidad de esta para la toma de decisiones. El grado de intervención dependerá definitivamente de los sistemas de protección para el adulto mayor disponibles en el país y la localidad.

            Existen casos en que las instituciones encargadas de apoyar a las personas Adultas Mayores terminan en el rol de mediadores, ya que las cuestiones económicas, los formulismos legales e incluso la carencia de recursos humanos, minimizan una respuesta eficaz y eficiente por parte de las instituciones. Por ejemplo: separar a una persona Adulta Mayor de quien le ejerce el maltrato o en otra circunstancia ofrecerle un cuidador con las competencias profesionales. En esas condiciones puede causar que la propia persona Adulta Mayor, ante la falta de apoyos o el vinculo que le una al cuidador se niegue a reconocer el maltrato que recibe.

            Para Leal y Flores (2009) el abuso hacia las personas Adultas Mayores se define como cualquier tipo de conducta o conjunto de conductas, que produce como consecuencia cualquier tipo de daño, ya sea físico, psicológico o económico, y que se presenta dentro de una relación de confianza. La negligencia es definida como la omisión en la realización de cualquier acción o serie de acciones necesarias para el adecuado cuidado de las personas Adultas Mayores.

            El abuso contra las personas Adultas Mayores es una condición compleja en la cual intervienen diferentes factores y aspectos específicos de las relaciones interpersonales, que impactan en factores de índole personal, del sistema familiar e institucional.

            Los síntomas en personas adultas mayores ya sea de abuso o maltrato se pueden observarse desde diferente óptica, por eso de acuerdo con los protocolos de acción de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2006) se recomienda que al existir sospecha de abuso o de maltrato, el profesional de la Salud deberá realizar una evaluación sistemática del paciente por medio de examen físico general, una valoración Psicológica  y realizar una entrevista privada con él.

            Existen algunas dimensiones para determinar el abuso contra las personas Adultas Mayores (OMS, 2006)

a) abuso físico: producir daño físico o lesión, coerción física, (impedir el movimiento libre de una persona sin justificación apropiada) o abuso sexual.  b) abuso psicológico: provocar daño emocional, causar estrés, generar ansiedad o agredir la dignidad de la persona Adulta Mayor con insultos.

c) abuso económico: sin duda alguna una de las conductas de mayor incidencia como lo es la explotación de la persona, el monopolizar los bienes de la persona, el fraude o estafa a una persona adulta mayor, el robo de su dinero o propiedades.

d) negligencia o abandono: está implícito el descuido, olvido u omisión en la práctica de determinadas atenciones o desamparo de una persona que depende del cuidador y/o responsable o por la cual uno tiene alguna obligación legal o moral. En el entendido que la negligencia o abandono puede ser intencionada o no intencionada.

            A continuación se describen algunas de las conductas propias de la manifestación del abuso en las personas Adultas Mayores tal y como lo describe el informe sobre Abuso (Maltrato) y Negligencia (Abandono de la OMS (2006), y que con el cual la OPS (Organización Panamericana de la Salud, estableció los lineamientos para impulsar la Ley para el Desarrollo Integral del Adulto Mayor del Estado de Jalisco (Gobierno del Estado de Jalisco, 2016).

 

Conductas de abuso físico

Empujones, golpes, forzar al paciente a comer o tomar algo, colocar al paciente en una posición incorrecta, amarrar o sujetar al paciente, pellizcos, quemaduras, (cigarros, líquidos entre otros.) heridas, fracturas, jalar el pelo, sacudidas, tirarle o derramarle agua o comida encima, abuso sexual.

Conductas de abuso psicológico

 Amenazas de abandono, amenazas de acusaciones, acoso, intimidación con gestos o palabras, infantilización, limitación al derecho (de privacidad, de decisión, de información médica, de voto, de recibir correo, de comunicación, entre otros).

Conductas de abuso financiero

 Uso de los recursos del adulto mayor en beneficio del cuidador, chantaje financiero, apropiación de las propiedades, coerción para firma de documentos legales (testamento, propiedad, entre otros).

Conductas de negligencia o abandono

 Descuidar la hidratación, desatender su nutrición, ulceras de presión sin atender, descuidar la higiene personal, no atender lesiones expuestas, mantener un ambiente con déficits sanitarios, abandonar a la persona en la cama, en la calle o en algún servicio

Público.

Fuente (Informe Nacional de Violencia y Salud. OMS, 2006).

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.