Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD

SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD
 

 

Mtro. José Francisco Reyes Rodríguez

Las personas con discapacidad aspiran, de igual manera que las demás personas, a formar parte de una sociedad plural en donde puedan llevar una vida independiente e integral, en la cual les sea posible incorporarse a la fuerza laboral, educativa, toma de decisiones acordes a sus procesos volitivos, así como posicionarse como personas autónomas, felices y motivadas para la autorrealización.

Es necesario entender que en los últimos años hemos incursionado por diversos paradigmas que de alguna manera reflejan el modo de percibir y de actuar de las personas de esa sociedad donde ellos se integran; lamentablemente la realidad es otra. En este sentido se reconocen y observan los cambios positivos, pero intrínsecamente  también las diferencias que aún se mantienen hacia ellos. Es importante entender que debemos obtener y promover una cultura de la diversidad, incluyente, de equidad en relación a esta población, de igualdad de oportunidades; pero sobre todo de apoyos individuales, repetidos; que afortunadamente se van presentando cada vez más para estas poblaciones.

Ahora no solo se incluyen en el discurso político, también se inicia con propuestas que coadyuven a mejorar sus condiciones de vida, sobre todo en la calidad de la misma. La persona con discapacidad ha mejorado sus condiciones de vida paulatinamente; han derruido las barreras sociales, actitudinales y psicológicas que antes les habían coartado su desarrolló. Por resultado su inclusión en la sociedad ha sido día a día más significativa que en tiempos pasados.

Precisamente es momento de incursionar en otras áreas indispensables, obtener para ellos la expresión de su Sexualidad. Las personas con alguna discapacidad experimentan deseos y necesidades tanto físicas, como afectivas. Día a día crecen las sociedades en donde el tabú de la sexualidad de los Sujetos con discapacidad se devela para poder elaborar alternativas a esta situación. Es necesario superar primero las falsas creencias sobre la sexualidad de las personas con discapacidad. Una forma de lograrlo es reeducando a las familias para lograr  reconocer su derecho a la genitalidad, pero sobre todo para coadyuvar a satisfacer dichas necesidades.

Como apoyo a estas necesidades, la educación sexual desde este planteamiento contribuye a que cada Sujeto logre disfrutar de su sexualidad, así como a evitar los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. Es decir el objetivo es que las personas se sientan bien como están, se acepten y logren relacionarse permitiéndose expresar sus deseos.

Para Acevedo (2010) la sexualidad es la forma en que cada individuo vive el hecho de ser sexuado; es un fenómeno que se expresa en forma individual y cuyo significado evoluciona a  partir de las experiencias vitales. Que incluye factores fisiológicos, psicológicos y culturales.

Resulta atroz  que en un área tan importante del ser humano, pero sobre todo placentera, la estemos dejando fuera del alcance de las personas con discapacidad, por distintos motivos, y uno de ellos es el desconocimiento de la educación sexual orientada al Sujeto con discapacidad. No me refiero a educación como simple instrucción; ya que la educación tiene dos dimensiones ineluctables, la primera es la de saber pensar y la segunda saber convivir.

Desde este planteamiento se busca que cada persona se conozca y se acepte como es y lo que es. El objetivo es que cada cual se sienta a gusto con su forma de expresar la sexualidad. Recordemos que la forma de expresión tiene dos rutas, es decir las dos han de ser objeto de atención. La primera es el deseo, las fantasías y la segunda lo es los gestos, y las conductas. Aunque definitivamente también lo es las caricias, el abrazarse, el coger de la mano, del mismo modo que lo es el coito. (García-Ruiz, 2009)

Para lograr esto es necesario reconocer que debido a las características de socialización de las personas con discapacidad y las dificultades de aprendizaje asociadas, debemos reeducar a la familia e instruir a las personas que habrán de contribuir a satisfacer esas necesidades (sexo servicio incluyente); las dos partes integrantes de este propuesta deben de tener unidad y coordinación entre sí clave para lograr el éxito

Analicemos esto, se suele pensar que la sexualidad de las personas con discapacidad es cuanto menos “especial”, se cree que es una sexualidad más intensa, menos ajustada, pero sobre todo más expuesta a peligros, y más descontroada, incluso existe el mito de que la persona con discapacidad no tiene necesidad de expresión sexual.

La discapacidad tiene diversos orígenes, es decir es tan incierto que a las personas afectadas difícilmente se les clasifica por la génesis de su discapacidad, o en su defecto por las consecuencias de la misma; sobre todo por sus capacidades intelectivas y por su autonomía social; o finalmente por el momento de la causa (si se conoce). Esta clasificación nos permite entender que, más que hablar de particularidades sexuales de la persona con discapacidad, en ocasiones aparecen asociadas a procesos sexuales anómalos. Entendamos que no hay particularidades eróticas en las personas con discapacidad, más allá de los relacionados con las demás personas. Las diferencias se gestan a partir de las particularidades emanadas del déficit social-sexual y las que resultan del restringido acceso a un universo íntimo propio.

La sexualidad de las personas con discapacidad siempre nos produce perplejidad y paradojas. Ha llegado el tiempo de darles acceso a un necesario espacio de privacidad en el que no estén sometidos a control (García-Ruiz, 2009).

Una de las propuestas iníciales seria observar películas que nos sensibilicen ante esta condición. En el área de la educación sexual, existen varios receptores: Las personas con discapacidad, sus familiares y  el resto de la sociedad.

Ejemplos de Películas: Yo soy Sam (2002), León y Olvido (2004), No me pidas que te bese porque te besaré (2007), Mi nombre es Khan (2010), entre otras.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.