Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

EL SENDERO HASTA LLEGAR A SER ADULTOS MAYORES

EL SENDERO HASTA LLEGAR A SER ADULTOS MAYORES
 

Mtro. José Francisco Reyes Rodríguez

Profesor del Departamento de Psicología Básica y

Psicología Aplicada del Centro Universitario de Ciencias de la Salud.

 

La etapa de transición demográfica en la que se encuentra nuestro país supone una demanda elevada de servicios, especialmente asociada al incremento de personas Adultas Mayores que paulatinamente generará un impacto en el Sistema de Salud.

    Situación que se elevara a futuro debido a que los grupos con edades avanzadas constituirán una porción mayor; ya en 2014 las personas mayores de 80 años representaban un 15.1% de personas adultas mayores, hecho que para 2050 se elevara a un 20%.

    Entender el envejecimiento, es hablar de un proceso natural, que es gradual, continuo e irreversible con cambios a través del tiempo. Estos cambios se dan en el nivel biológico, psicológico y social, estos están determinados por la historia, la cultura y las condiciones socioeconómicas de los grupos y las personas, desde el entendido que la forma de envejecer de cada persona es diferente (INAPAM, 2014).

    El inicio de la etapa de vida adulta mayor es reconocido por la Organización Mundial de la Salud a partir de los 60 años para los países en desarrollo y 65 años para los países desarrollados. En Jalisco a los 65 años de edad las personas son consideradas adultos mayores, según la Ley para el Desarrollo Integral del Adulto Mayor del Estado de Jalisco (Gobierno del Estado de Jalisco, 2016).

    Es precisamente en este planteamiento que debemos centrarnos ya que es el momento de entender que no se busca llegar a esa etapa solo por alcanzar dicha edad; por el contrario lo que se busca es promover una calidad de vida aceptable en lo que refiere a la Salud integral.

   Pero antes de llegar a los 65 años como lo marca la ley, deberemos entender que existen bases para fortalecer nuestra maduración cronológica. Por ello a continuación  describiré  el proceso para llegar a la etapa Adulta Mayor.

   ¿Alguna vez han analizado esto?La crisis de la mitad de la vida, de los 40 a los 50  años.”  Es una etapa previa al envejecimiento. La condición en que la mayoría de las personas la cursará dependerá de la calidad de vida que se tenga; es inevitable no transitar por alguno u otro factor relacionado a las etapas madurativas. Existen cambios significativos (despido laboral, ruptura emocional, economía, entre otros), crisis existenciales y nuevos paradigmas que se amplían día con día; simplemente tenemos que aceptar el rol transitorio de la mitad de la vida y disfrutar del resto de ella.

    Conforme a lo anterior para Rubio (2007) resulta paradójico que no sea fácil consolidar todo aquello que con esfuerzo se construyo, se entiende que a esta mitad de la vida se presupone que se conocen ya las reglas del juego.

    Es precisamente lo que genera el caos, ya que se realiza un análisis de todo lo que se ha construido en todos los ámbitos, en el entendido que de ser favorable ese análisis, lograra reorientar la línea de vida del individuo. Quizás sea momento de romper esquemas, de renunciar a lo que ya no es funcional y construir nuevos estilos de vida.

   El hecho es que en ocasiones el desajuste es tan significativo que generará pensamientos irracionales, en los cuales el sentimiento de culpa puede generar el caos (algunos pensamientos se relacionan con: lo he perdido todo, no valgo nada, él es mejor que yo). Algo que debemos reestructurar en la persona es que no siempre los desajustes son propios al individuo.

    Este proceso no se dará de manera sencilla, ya que la persona debe aprender a dejar atrás cosas que fueron importantes (Una familia, la pareja, personas, estilos de vida e incluso bajarse del escalón de la juventud). Para Rubio (2007) la función de las crisis es generar un cambio de pensamiento en el individuo y un cambio de estrategia; podría ser que existan cosas con déficits, finalmente no todos respondemos de la misma forma ante los procesos madurativos.

    Uno de los aspectos que impacta de manera significativa  es la sexualidad madura; es importante entender que en este proceso cada circunstancia que presente tendrá un origen; es enseñarle a conocer qué uso está haciendo de su energía sexual y como ésta impacta en su autoestima, su estabilidad emocional, su felicidad y/o apertura.

    Una fórmula básica que aprendí, es que entre más es menos. Es decir entre mayor tiempo dedico a pensar en que necesito realizar un buen papel en el acto sexual, menor será mi respuesta sexual y habrá inhibición en mi erección, generando con esto estigmas en ambas partes de la relación. Por ello es necesario entender todos los factores que pueden incidir en esta situación, lo biológico, lo emocional, lo psicológico o quizás el ambiente (estrés).

     Otro factor que puede estar incidiendo en el desajuste de la persona es la relación de pareja, recordemos que la necesidad de intercambio en las relaciones afectivas se ve vinculada con el factor de reciprocidad que a su vez se relaciona con la parte proporcional del dar y recibir. Entendiendo que en esta parte la comunicación adquiere un papel significativo en este proceso, para Caballo (1994) la comunicación es una habilidad social que nos permite expresarnos de manera eficaz y eficiente. A menor comunicación mayor distancia en la relación y como consecuencia desproporción del pensamiento.

     En este situación es hacer un análisis del pensamiento del individuo en el cómo es su relación, cuál es su nivel de compromiso y satisfacción alcanzado, en qué esquemas ha incurrido, qué se ha cumplido de su proyecto en pareja o si se vive inmerso en la cotidianeidad. Una estrategia favorable es el reciclado de acciones que fueron efectivas en el inicio de su relación.

    Como tal parece existen diversos factores, ahora observemos el punto de la familia. Se debe de entender que esta pudo haber crecido, podría ser que nuestros hijos la incrementen o quizás algún familiar requirió de apoyo y se instalo en casa. Sin duda alguna situaciones que pueden modificar el ambiente familiar.    Para Rubio (2007) en este rubro ahora también se puede dar la situación del nido vacío, proceso natural de la familia. El hecho de que los hijos (as) se vayan puede detonar pensamientos intrusivos (¿Qué hice mal para que se fuese tan pronto? ¿Fuimos malos padres?) Que pueden vulnerar la salud mental de todo individuo.

  Pasando este punto ahora surge una incógnita: ¿Qué fue de nuestros viejos sueños? Se hace  necesaria la reestructuración del proyecto de vida; es desarrollar un momento para el análisis general pero que sea congruente y objetivo sobre todas nuestras áreas: en qué utilizamos nuestro tiempo libre, la energía que ocupamos para nuestras actividades, hacer un balance del plan nutricional, el tipo de actividad física que practicamos, la ingesta de agua que mantenemos e incluso el trabajo que realizamos y/o profesión que tenemos. Se busca poner en equilibrio nuestras fortalezas para minimizar las debilidades.

    Hasta ahora describí cosas generales, pasemos a una situación particular, la menopausia. Desde luego que existen evidencias físicas de dicho proceso madurativo, comienza a presentarse fatiga, cambios en el estado de ánimo, variaciones del humor, alteración del ritmo de vida. Para algunos este proceso se puede entender como un indicador de envejecimiento (Rubio, 2007).

     La producción hormonal se ve alterada, bajan los niveles de progesterona, el nivel de estrógenos entre otros. Aquí la medicación puede ser buena para algunos procesos y en otros, causa un proceso disímil. Incluso existe la idea encubierta “Si las abuelas no se medicaron, nosotras tampoco lo haremos”. Aquí la encomienda es: visita al ginecólogo, es obligada.

   Debemos de entender que la menopausia es un proceso mismo del desarrollo madurativo de las mujeres, proceso en el cual abandona la etapa fértil y el periodo reproductivo concluye. Ahora puede dedicar su tiempo a nuevos proyectos y generar nuevas expectativas.

     Es un inicio para el autoconocimiento, le permite tomar conciencia de sí misma y ocuparse de ella, la convierte en una persona sistemática ya que ahora aprende a conocer su cuerpo y el reconocimiento de emociones, no debe preocuparse por quedar embarazada, situación que favorecerá que pueda disfrutar de su sexualidad a plenitud.

    Ya en la etapa de los 45 a los 55 se vuelve importante comenzar a tener respeto por la muerte, su muerte. En la sociedad no se habla de la muerte, para algunos en relación a los planteamientos de Rubio (2007) es observada como un tabú y puede ser que alguien que esté pasando por una condición de riesgo trate de arreglárselas por sí solo.

  En esta etapa es normal haber experimentado la muerte de alguien significativo en nuestra vida, situación que nos pone en contacto con situaciones álgidas, si se llego a superar el proceso de duelo será fácil de no ser así se complica la situación. Puede favorecer las situaciones de ansiedad o de estados depresivos, sobre todo si esto se relaciona con crisis existenciales.

     En este proceso lo que se busca es que la persona tome conciencia de que existen leyes de la existencia y que debe aprender a desprenderse, aceptar que nada permanece y que la muerte es real y es próxima; al experimentar el dolor que produce la perdida y lograr transformar esa sensación en una condición asequible, le permite al individuo obtener un aprendizaje de lo que verdaderamente es vivir, recordemos que: No existen experiencias gratuitas, no hay un árbol en el mundo que por grande o por pequeño que este sea, jamás haya estado libre de una sacudida por parte del viento.

    Es el momento adecuado para trabajar en nuestro camino a la paz, no queriendo decir con ello que hay que resignarse, ¡no! por el contrario hay que trabajar en su plan de servicios funerarios, realizar chequeos médicos anualmente e incluso mantener todos nuestras obligaciones legales al corriente, es recomendable realizar testamento de ser necesario y mantener informado a una persona confiable para garantizar el deseo escrito y asegurar no ser despojados de nuestros bienes.

     Finalmente entendamos que llegar a la década de los 60´s es un sendero con paradas y revisiones obligadas, en esta edad las cosas han cambiado, se transforma la manera de pensar, los esquemas sobre el mundo, nuestras relaciones interpersonales pasan al plano en el ¿quién, qué y cómo? Ahora logramos conocer nuestro mundo interno en todos los vectores. Base ideal para los años venideros.

    El envejecimiento de la población puede considerarse un éxito de las políticas de salud pública y el desarrollo socioeconómico, pero también constituye un reto y una obligación de responsabilizarse de sí mismo. Es construir una sociedad incluyente con la capacidad de adaptarse a ello en la idea de mejorar al máximo la salud y la capacidad funcional de las personas Adultas Mayores, así́ como su participación social y su seguridad (OMS, 2014).

     El Rey Salomón decía: “La gloria de los jóvenes es su fortaleza, la hermosura de los ancianos es su vejez”  es necesario desarrollar una madurez inteligente. Si hablamos de los cambios que se presentaron en la década anterior podríamos decir que ahora esas experiencias nos permiten tener una capacidad de solución de problemas con excelente eficacia.

   Es la etapa del posicionamiento, los profesionales se vuelven referentes, los que se auto-emplearon, o pertenecieron a una empresa, alguna institución entre otros, han logrado un conocimiento basto y amplio. Condición que mantiene un orden de jerarquía.   Por citar un ejemplo simple: ahora el individuo esta en plenitud, rompió con la dependencia emocional, y cuando uno se siente completo en sí mismo, es decir, cuando es estable y seguro de sí, puede mirar a su pareja de otra manera, ya no solo para pedir o exigir cuidados y afectos, sino por el contrario para ofrecer y compartir.

    Ahora la jubilación toca a nuestras vidas, al jubilarse no es preciso salir por la puerta de atrás, por el hecho de que uno se ha convertido en adulto mayor y ha perdido algunos atributos, por el contrario, hay que salir por la puerta principal, con la satisfacción de haber realizado un largo recorrido en el que se ha aprendido tanto y se ha aportado bastante. Para algunos, la jubilación es el fin de la vida útil; aunque, paradójicamente, el término latín del que procede, es “jubilux”, que significa “júbilo”, lo que quiere decir: alegría.

     Un documento presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, 2009), describe una diferencia entre la edad de retiro oficial y efectiva, siendo esta última de 72.2 años en nuestro país, lo que coloca a México como el país de la OCDE con la edad más avanzada de retiro efectivo.

  El objetivo del artículo es reducir la vulnerabilidad de las personas Adultas Mayores, en aspectos biológicos, psicológicos, emocionales, socio-culturales, económicos.  La influencia que tiene el apoyo social sobre la salud, es que previene y disminuye la respuesta del individuo ante situaciones de estrés, ya sea de de manera directa o de forma moduladora (Cohen, 1985).

  Para lograr mejorar las condiciones de las personas Adultas Mayores buscamos describir una perspectiva distinta al proceso del envejecimiento.

   Estaremos a sus órdenes en el siguiente correo electrónico: expresionesdelapsicologia@gmail.com  en el cual podremos aclarar dudas, compartir experiencias y construir nuevos conocimientos. También nos pueden seguir en FACEBOOK en la Pagina: Esquemas de la Psicología: La Psicología en su máxima expresión.

   Este trabajo se realizo en colaboración con: Gisela Berenice Moctezuma González, Mariana Suleth García González, Cristofher Yul Fierros Limón, Liliana Fernández Vázquez, Otmara Naomi Martínez Alvarado y Liliana Ivette Navarro Novoa.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.